Blogia
"El Blogoximoron de Mijaíl"

Si EX POr mascota...

Si EX POr mascota...

El ladrido del ladrillo: símbolo espiritual de Zaragoza

 

Dejad que los niños, las niñas, se acerquen al engendro-mascota, que detrás irán sin duda los padres, y las madres, que son los que y las que tienen la cartera de las perras. Que, además, le pongan nombre, a ser posible, "Pili", que eso es participación, democracia, y así todo queda en house (la Casa Grande no es el Servet: es la basílica-catedral). Como todas las mascotas, cumplirá la función socio-económica para la que está programada. Por eso, tal vez un ladrillo, que no gota, sí que popularizaría aún más  el evento: símbolo de Zaragoza, de Broto, y de Kyoto. De cualesquiera que sean los pagos que se miren, vamos. El ladrillo, y los ladrilleros, que son también los que se pillan pisos como inversión, que es de los pocos sectores productivos (las armas son otro), que tienen garantizado el porcentaje siempre. Y estos inversionistas son vecinos de escalera, las más de las veces, que no hace falta que vivan en el Barrio de Salamanca de Zaragoza.

 

Ladrillo, o gota que no colma vaso alguno.

 

Ladrillo, dinero, especulación, burguesía (clase media, vamos), pero con nombres y apellidos.

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Anónimo -

Uy, dos comentarios iguales??
Los duendecillos habrán sido.
Por cierto, que los espías que leéis los diálogos, bien podíais regalar una intervención; y más en este tema cercano del día a día, año a año, expo a expo. Que la expo es universal, no nos olvidemos. Hoy especulo en Zaragoza y mañana la iglesia dirá, que no Dios... y joe con él, que ya podía asomar la cabeza aunque sólo fuera para decir que se fue y no piensa volver.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Elvira -

El día fatídico es cuando los caninos papis y mamis regalan una mascota ladrillo a sus niñas y niños perrunillos, que así se convierten en excelentes ladrilleros, repitiendo descerebradas construcciones pero con ansias renovadas y más ambiciosas y gélidas intenciones.
Porque las otras posibilidades estarían en romper con rabia cualquier peluche ladrillil, o bien hacerlo arenilla para dar forma a otros nuevos pedazos de barro algo improvisados; que encajarán o no, pero al menos la intentona cambiona queda como recuerdo de la inconsciente osadía juvenil.

Elvira -

El día fatídico es cuando los caninos papis y mamis regalan una mascota ladrillo a sus niñas y niños perrunillos, que así se convierten en excelentes ladrilleros, repitiendo descerebradas construcciones pero con ansias renovadas y más ambiciosas y gélidas intenciones.
Porque las otras posibilidades estarían en romper con rabia cualquier peluche ladrillil, o bien hacerlo arenilla para dar forma a otros nuevos pedazos de barro algo improvisados; que encajarán o no, pero al menos la intentona cambiona queda como recuerdo de la inconsciente osadia juvenil.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres